Búsquedas

Gastritis en perros: causas, síntomas y remedios


Si su perro sufre de vómitos excesivos, por supuesto es recomendable que consulte a su veterinario. De hecho, un examen minucioso realizado por dicho personal sanitario podría revelar que la mucosa gástrica está inflamada, dando lugar a la aparición de otras complicaciones como irritación, infección, úlcera y bloqueo de la función gástrica. Cuando la condición es severa, el perro puede continuar vomitando diariamente sin alivio, convirtiéndose así en una condición crónica debido a la inflamación del estómago. El veterinario en este escenario puede usar una endoscopia, que es una de las pruebas realizadas durante el proceso de diagnóstico.

Al margen de las investigaciones, también podría surgir que su perro está sujeto a formas más o menos graves de gastritis, un síndrome agudo o crónico que provoca vómitos e inflamación gastrointestinal, y que puede conducir a trastornos gastrointestinales que presentan una amplia gama de síntomas. Descubrámoslo juntos.

Síntomas de gastritis en perros.

La mayoría de los perros sufren gastritis "notará" a su dueño por la presencia de vómitos recurrentes, que pueden contener bilis amarillenta y espumosa, especialmente si el estómago está vacío.

A menudo, la sangre o la comida también pueden hacer su presencia en el vómito, especialmente si su perro ha consumido una comida inadecuada. También es posible que su perro respire con dificultad después de comer o beber, y que tenga poca fuerza para moverse, acompañado de pérdida de apetito. El perro puede deshidratarse si los vómitos persistentes duran más de 24 horas.

También hay que tener en cuenta que la gastritis se puede clasificar como agudo o crónico. Los casos agudos suelen ser secundarios a la inflamación. La gastritis crónica se puede observar con afecciones como alergia o infección parasitaria.

Causas de la gastritis en perros

Hay varias razones posibles para los vómitos que su perro está experimentando tristemente. Por este motivo, el veterinario intentará realizar varias pruebas para descartar algunas causas y condiciones como:

  • tumores,
  • presencia de cuerpos extraños,
  • infecciones sistémicas,
  • envenenamiento,
  • pancreatitis
  • parvovirus,
  • neoplasma.

Diagnóstico de gastritis en perros.

Ahí gastritis debe ser diagnosticado por exclusión. Es decir, el veterinario intentará eliminar otras afecciones que presenten los mismos síntomas clínicos antes del diagnóstico definitivo. El primer paso para determinar los signos es examinar el historial médico de su mascota, ya que a partir del historial médico del perro y la información brindada, el veterinario podrá evaluar algunos factores específicos como:

  • la dieta actual, es decir, cómo se alimenta a su perro y con qué frecuencia,
  • toda la comida que su mascota ha consumido en los últimos dos días,
  • exposición a drogas, pesticidas o limpiadores domésticos,
  • exposición a un nuevo perro en la casa,
  • alguna enfermedad grave,
  • cualquier episodio pasado de diarrea y vómitos,
  • cualquier suplemento y suplemento tomado en el último mes.

Con el historial médico y conociendo más sobre su mascota, el veterinario realizará un reconocimiento físico. El veterinario buscará cualquier evidencia de dolor abdominal, deshidratación, gases, fiebre, hinchazón. Se realizarán pruebas de diagnóstico que pueden incluir:

  • hemograma completo para buscar infecciones y deshidratación
  • análisis de orina para detectar infecciones del tracto urinario, diabetes o enfermedad renal
  • radiografía abdominal para buscar cualquier anomalía en el estómago, como obstrucción intestinal,
  • ecografía o endoscopia para obtener una vista detallada del estómago.

Cómo tratar la gastritis en perros

La primera elección del tratamiento para la gastritis en perros es la restauración del nivel de electrolitos en la sangre y la rehidratación de su mascota. En este caso, se administrarán líquidos por vía intravenosa: también se administrarán antibióticos si se observan signos clínicos graves de infección.

Además, se pueden administrar medicamentos recetados (antieméticos) para contrarrestar los vómitos. Si su perro padece una afección como la colitis crónica, el veterinario también puede recetarle un agente de motilidad para modificar esta afección.

El veterinario puede retener el agua y la comida durante la primera fase del tratamiento, tras lo cual se reintroducirán gradualmente. Mientras tanto, se usarán trozos de hielo para comenzar a tomar líquidos por vía oral. Se puede prescribir y administrar una dieta ligera al perro en pequeñas cantidades y con frecuencia.

La mayoría de los casos agudos de gastritis suelen recuperarse bien después de que el perro haya recibido una hidratación adecuada. Si no hay mejoría en los dos días posteriores al tratamiento, es posible que su veterinario desee volver a evaluar la situación. Los vómitos crónicos cesarán con la eliminación de la causa. Dependiendo de la condición de su mascota en el momento de la evaluación, es posible que deba permanecer en el hospital hasta que el veterinario lo considere lo suficientemente estable como para irse a casa. Se darán instrucciones específicas sobre medicamentos, si es necesario, y sobre la reintroducción de alimentos.

Por supuesto, para tener más información sobre cómo reconocer los síntomas de la gastritis en perros y la forma más útil de intervenir en apoyo de su mascota, solo podemos aconsejarle que se ponga en contacto con su veterinario de confianza de inmediato.


Vídeo: 4 problemas gastrointestinales más comunes en los perros (Enero 2022).